June 25, 2022

Madrid, 22 jun (EFE).- Actualmente, el control y vigilancia de la Covid-19 se centra en los mayores de 60 años, pero llegará un momento en que todos se hayan reinfectado varias veces en el que habrá que revertir el modelo y centrarse en los únicos que nunca han estado en contacto con el virus: los recién nacidos.

Así lo aseguró Agustín Portela, Jefe del Servicio de Biotecnología, División de Medicamentos Humanos de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps), durante su intervención en las VIII Jornadas de Vigilancia en Salud Pública de la Sociedad Española de Epidemiología (SEE).

Portela recordó que hay tres niveles de protección frente a la Covid-19: el más alto de todos es el que confiere la inmunidad híbrida -mezclando infección y vacuna- seguido del que da la propia infección. Por último, están las vacunas, por lo que aboga por centrar las funciones de vigilancia en las personas que solo están vacunadas.

¿Y porqué? La protección que ofrece la vacuna contra enfermedades leves se pierde con el tiempo -en el caso de Omicron a partir de las 24 semanas- pero, quiso aclarar el biólogo, se conserva contra enfermedades graves. En cualquier caso, esto era de esperarse, ya que se sabe que las vacunas no previenen la infección desde el principio.

La memoria inmunológica significa que cada vez que una dosis expone el cuerpo al antígeno, se genera un amplio repertorio de diferentes anticuerpos, y esto explica por qué las vacunas siguen funcionando contra Omicron, aunque solo contengan la cepa original de Wuhan.

“Al exponernos repetidamente al antígeno generamos un amplio repertorio de diferentes anticuerpos y por lo tanto no tenemos vacuna contra Omicron, sino anticuerpos contra él”, explica el experto.

TRES ESCENARIOS, DOS MUY improbables

El Sars-CoV-2 sigue sorprendiendo “por su plasticidad”, por lo que Portela supuso que habría nuevas mutaciones, antes había trazado tres posibles escenarios.

Uno, y es el que se ha pronosticado como el más probable, es que mientras los vacunados continúen manteniendo los títulos de anticuerpos neutralizantes que reconocen una nueva variante, “puede haber una propagación generalizada del virus, pero no un aumento en los casos graves”. , la necesidad de hospitalización o ingreso en la unidad de cuidados intensivos y muertes.

Aún menos probable es que la proteína S -que permite que el virus se fusione con la célula y en la que se basan todas las vacunas actuales- encuentre un nuevo receptor para el actual -ACE2- que podría incitar al virus a infectar otras células.

Y “muy, muy, muy poco probable” es que una proteína que no sea S se una a un nuevo receptor celular. Aquí es donde los vacunados tienen el mayor problema porque su cuerpo “nunca antes había visto esta proteína”.

¿QUÉ PASA SI TODOS NOS REINFECTAMOS?

Ante este escenario, que la vacuna no previene el contagio, ¿qué pasa si todos nos hemos contagiado varias veces? ¿Dónde se debe realizar la vigilancia epidemiológica? Pues según Portela en recién nacidos.

“Los primeros años de vida son una pandemia tras otra: gripe, virus respiratorio sincitial”, bromea.

En el caso del Covid, “la tasa de hospitalizaciones con Delta y Omicron es la misma en niños pero no en adultos. El virus para infectar a un adulto con inmunidad vacunal o por infección requiere una variante de escape inmune, pero los niños son igualmente infectables en Wuhan que en Omicron”, dijo.

Es decir, para contagiar a una persona que ya ha tenido una infección y está vacunada, el virus debe escapar de un sistema inmunitario que ha producido una amplia gama de anticuerpos, pero no ocurre así con los más pequeños, que solo tienen una pequeña cantidad tienen la protección que les confiere la madre durante los primeros meses, pero eso desaparece.

Por lo que uno se pregunta si “surgirá una nueva variante que solo circula en recién nacidos y puede causar enfermedades graves”. Por lo tanto, en su opinión, es un grupo que hay que vigilar en el futuro.

Ha coincidido Tomás Vega, de la Consejería de Sanidad de Castilla y León, que garantiza que las redes Centinela están más que preparadas. “La vigilancia de la población infantil es muy buena e incluso tenemos pediatras en lista de espera para ser incluidos”, por no hablar de que los niños son “una fuente inagotable” de información sobre infecciones respiratorias.

NO TODO ES COVID

El Covid se ha concentrado en gran parte del día pero no en todo; En él se dieron cita los más importantes expertos en vigilancia y salud pública para mostrar los retos a los que se enfrentan tras más de dos años de monopolio por parte del Sars-Cov-2.

Porque las advertencias sanitarias se mantienen, y así lo demuestra el reciente brote de viruela del simio, o hepatitis infantil, de causa desconocida, detectado por primera vez en el Reino Unido.

Más recursos económicos y humanos, digitalización y toma de datos automatizada, nuevos perfiles profesionales y carrera profesional son las principales demandas de expertas como María José Sierra, número dos del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), o Hermelinda Vanaclocha, de la Dirección General de Salud Pública de la Comunidad Valenciana.

c) Agencia EFE

Leave a Reply

Your email address will not be published.