August 19, 2022

En el cual Organización Panamericana de la Salud, OPSEstá trabajando en un proyecto sin precedentes relacionado con la pandemia del coronavirus.

Se trata de establecer lo que se ha llamado un “Pasaporte de Movilidad de América Latina”como lo señaló recientemente la Asesora Principal en Salud Digital de la OPS, marcelo d’agostinoen una entrevista con el portal Que funciona.

“El foco está en la transformación digital de la atención médica. Y en este caso es una prueba de si funciona el intercambio de datos relacionados con los certificados de vacunación (contra el Covid-19). Esto se hace utilizando tecnología certificada para evitar que la información sea falsa o pirateable.dijo el analista de sistemas argentino.

Este proyecto está siendo trabajado por la Red Americana de Cooperación en Salud Electrónica (Racsel) y financiado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Los principales países candidatos son Argentina, Chile, Ecuador, El Salvador, Colombia, Paraguay, Perú, Surinam y Uruguay, cuyos ciudadanos podrían beneficiarse de este “Pasaporte Latinoamericano de Movilidad” de manera comparable en estos nueve países.

LA MIRADA SANITARIA

Desde el punto de vista de la salud, el director del Instituto de Salud Pública de la Universidad Andrés Bello, Héctor SánchezNote que “Con la tecnología actual, el proyecto es factible. Pero lo más importante es la estandarización que se aplica para que los pasaportes emitidos en cada país sean equivalentes”.

“No debemos olvidar que la situación epidemiológica, la organización de los sistemas de salud y los sistemas de información son diferentes en cada país. Por eso es necesario establecer requisitos y estándares mínimos para que estos pases de movilidad sean homologados y funcione la estrategia propuesta por la OPS, que busca una mayor movilidad entre los países que los tienen. El control y el seguimiento también son esenciales para que esto funcione”.

El experto enfatizó que “Muchos otros países latinoamericanos no están incluidos en este plan piloto porque sus sistemas son muy diferentes. La OPS comienza con países cuyos sistemas y registros de salud son relativamente equivalentes”.

“Por ejemplo, en Europa tienen desde hace tiempo un ‘Certificado Covid Digital’ ya que casi todas sus naciones tienen el mismo nivel de dosis de refuerzo y sus sistemas sanitarios también son muy similares en cuanto a capacidad, rigor, información y calidad. de sus registros. Allá es más fácil que aquí, porque las diferencias en Latinoamérica son enormes”.

EL ASPECTO LEGAL

Y ha sido así desde la legislatura Sergio PeñaDoctor en Derecho Internacional y Académico Centro de Investigaciones Sociosanitarias, CISS, Universidad Mayor el que desmorona el “Pasaporte Latinoamericano de la Movilidad”.

“En primer lugar, hay que comprobar los derechos constitucionales de cada país que participa en el proyecto. También es necesario mirar los tratados internacionales que pueden tocar el tema. El caso es que la medida podría provocar algunas reacciones en la ciudadanía por parte de quienes se oponen a ella, en alusión a la libre circulación.dijo el abogado.

El profesional agregó que “un pasaporte demuestra que su titular está al día con las vacunas. Y luego está la pregunta de qué es más importante: los derechos individuales o los derechos colectivos, estos últimos relacionados con la salud de toda la población: ¿queremos acabar con la pandemia o no? Y eso no es poca cosa, porque está claro que hay que interrumpir la transmisión a nivel internacional”.

Así lo recordó Sergio Peña “Siempre tenemos pasaportes que no son pasaportes de movilidad: solo puedo entrar a La Moneda si muestro mi cédula de identidad, tampoco puedo abordar un avión sin mi pasaporte o conducir un automóvil sin licencia. Así que esto no es nada fuera de lo común y beneficia a todos”.

“Desde el punto de vista legal hay dos posiciones: tienes que estar libre o tienes que pedir el pase de movilidad para luchar contra la enfermedad. Tomaría la opinión de los que trabajan en el campo de la medicina porque este virus no viene del cielo, se transmite de persona a persona. Si alguien quiere enfermarse, está en su derecho. Pero no puedes ponerme en peligro”.

El abogado lo señaló. “Un acuerdo internacional en este sentido sería ideal, pero llevará mucho tiempo. Pero creo que la Convención Americana sobre Derechos Humanos (también conocida como Pacto de San José de Costa Rica) actualmente da suficiente espacio para legalizar este “Pasaporte Latinoamericano de Movilidad” basado en el derecho a la salud y el derecho a la vida. El segundo no es solo impedir que los agentes estatales me hagan daño. Es mucho más ancho y de esa manera sería factible mantener ese pase”.

“Otra fórmula es que los propios países, a través de la OPS, se comprometan a producir un certificado que demuestre que la persona está al día con las vacunas y, por lo tanto, puede moverse entre países específicos. Esto podría ser incluso una respuesta rápida para evitar la movilidad de quienes pueden propagar el virus”, concluyó el profesor universitario.

EL CERTIFICADO QUE FUNCIONA EN EUROPA

Un pasaporte sanitario se introdujo en el viejo continente a partir del 1 de julio de 2021, denominado “Certificado Digital Covid Unión Europea”.

Es un documento libre adoptado por sus 27 países miembros, que representan a casi 450 millones de personas. También se han añadido países no pertenecientes a la UE (Islandia, Liechtenstein, Macedonia del Norte, Noruega, San Marino, Suiza, Turquía, Ucrania y el Vaticano).

El “Pasaporte Verde” tiene un código QR, está disponible en papel o en formato digital y permite viajar a personas vacunadas, personas que han superado el Covid-19 y personas que tienen un PCR negativo.

Leave a Reply

Your email address will not be published.